LA CRISIS ECONOMICO-FINANCIERA MUNDIAL

Una mirada cualitativa

La crisis económico-financiera mundial

(Reflexiones desde la Economía Crítica)

                                                                                    

 

         Esta nota es básicamente didáctica, un deber docente para el hombre común aturdido por tanto tecnicismo, por la información de cronistas de tantos medios radiales, televisivos, gráficos.  En primer lugar, conviene señalar que el origen más inmediato de la “crisis” que hoy “hace temblar a los mercados financieros” del mundo, nace con el conocido desmanejo de los créditos hipotecarios en los Estados Unidos (en buen romance, la ligereza de algunos bancos que concedieron préstamos con garantías casi ridículas—se otorgaban créditos con hipotecas por la mitad o hasta la décima parte del valor de los inmuebles, junto al juego de pingües tasas de interés para “descuidados” ahorristas).  Obviamente, la crisis financiera—tal vez una trampa bien hecha—no tardó en llegar y arrastró no sólo a las entidades involucradas, sino a bancos importantes del sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos. Se la considera la mayor crisis desde los 1990´s.

         En segundo lugar, como lo monetario está íntimamente ligado a la economía real, el impacto se hizo sentir en las actividades productoras de bienes y servicios de todo el país. Si a ello se agrega la ausencia de una política efectiva de la banca central norteamericana (la citada Reserva Federal), fácil es imaginarse el “efecto derrame” que tuvo la quiebra generalizada de los entes financieros involucrados inicialmente.

         En tercer lugar, el hombre común se pregunta por qué una crisis nacional se difunde a todo el sistema.  Aparte de que vivimos el “mundo global”,  y este es un dato necesario, los Estados Unidos representan poco más o menos el 33 por ciento de la economía internacional.  Se trata de un enorme peso relativo, y es por ello que, dada las aceitadas relaciones de todo tipo (comerciales, financieras, etc.) que tiene este país, todo se “contagia”.  Y eso es lo que está sucediendo.

         En cuarto lugar, si la Argentina le vende bienes a los Estados Unidos, fácil es colegir que ante la recesión (caída del nivel de la actividad económica o baja de la demanda de bienes y servicios), ello se trasluce, por ejemplo, en la venta de productos primarios como los que exporta un país como el nuestro. Si bien puede no representar un volumen relevante lo comercializado con el país del Norte, hay que computar los países del Resto del Mundo con el que  la Argentina tiene negocios (piénsese los europeos, los del Asia, algunos de África, los de América Latina). 

         En quinto lugar, todavía no se sabe hacia dónde se canalizará y qué sesgo tendrá: será una caída del nivel de actividad con inflación, o habrá una deflación monetaria, o será una combinación de ambas.  Las lecciones que deja la experiencia vivida muestran caídas en los mercados bursátiles como expresión concreta, una incertidumbre sobre aquello que puede suceder en los sectores reales de la economía, la ausencia de los supuestos grandes conductores de las finanzas (tales como los de la Reserva Federal norteamericana o los del Fondo Monetario Internacional) para cambiar el rumbo de los hechos, etc.

         Finalmente, y desde la perspectiva del Humanismo Económico que campea en el Centro de Investigaciones Económicas de Córdoba (fundado en 1975) y su Red Argentina de Centros, nadie parece ocuparse del recurso más importante,  y él no es otro que el hombre común de la historia. La caída en el nivel de la actividad económica significa el despido de cientos de miles de trabajadores, resorte al que siempre acuden los dueños del capital cuando sus empresas caen. Todo esto es muy significativo para quienes sentimos solidaridad por el otro, y es por eso que llamamos la atención a los tomadores de decisiones (funcionarios de áreas económicas y sociales, dirigentes empresarios y laborales, jerarquías religiosas, directivos académicos, responsables de los medios de comunicación,  otros) que, en sus diversos niveles y ámbitos de acción, son capaces de sentir compromiso por el otro.                                          

         Córdoba, Enero 2010.

         Referencia

 

Comenta las presentes reflexiones, son bienvenidas las críticas, hazlo en mi blog: https://laeconomiapolitica.wordpress.com/

 

En el mes de diciembre 2010, se iniciará un Taller de “Dominando Economía”. Te animo a pre-insribirte dejando tus datos personales completos a mi E-Mail: dr.rubenthieme@gmail.com y nos mantenemos en contacto. El Taller será participativo, con preguntas y respuestas, así como opiniones de parte los participantes, ensayos, artículos, notas de opinión y de actualidad. El objeto es COMPRENDER LA ECONOMIA VERDADERA para, a su vez, entender la Economía falsa que se difunde por los medios masivos de comunicación. TODO DIRIGIDO A UN FIN PRÁCTICO: Tomar decisiones particulares frente a un mundo cambiante que toca a su fin.

Dr. Ruben O. Thieme

Dr. En Economía-UBA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: